Galgoterapia

16/02/2017

Los centros de Hermanas Hospitalarias en Navarra iniciaron en el mes de septiembre un programa de Terapia Asistida con Animales, para lo que cuentan con tres perros galgo.

El Centro Hospitalario Benito Menni de Elizondo acoge a dos perros galgos y la Clínica Psiquiátrica de Pamplona a uno, y con ellos se ha iniciado una programa de terapia asistida con animales, pionero en Navarra en Salud Mental.

La idea surgió, según cuenta la Responsable de Enfermería de ambos Centros, de la experiencia positiva que esta terapia estaba teniendo en otros centros  de característica similares a los nuestros, concretamente en Centro Sociosanitario de Palencia de Hermanas Hospitalarias.

Para poder poner en práctica el programa el personal de la Clínica Psiquiátrica Padre Menni y del Centro Hospitalario Benito Menni, han realizado una formación específica.

Terapia asistida con animales

Uno de los elementos en los que se basa la terapia asistida con animales es el elemento motivador de nuestra herramienta de trabajo, el perro de apoyo, ya que estos, tanto en intervenciones educativas y terapéuticas tienen una fuerte influencia y pueden ser un agente para el desarrollo del compañerismo y el cambio terapéutico.
Por lo tanto, la terapia asistida con animales consiste en introducir un animal no amenazante para que actúe de catalizador, formando relaciones sociales adaptables y satisfactorias.
Entre los principales beneficios, que supone la intervención de un profesional mediante el perro de apoyo, podemos destacar:

  • Empatía: es más fácil interpretar lo sentimientos de un animal a través del lenguaje de su cuerpo que el de una persona.
  • Mejora de la autoestima de la persona que interviene en las actividades con el perro de apoyo.
  • Relaciones, mediante un trabajo inicial del perro de apoyo-persona.
  • Socialización, mejora las habilidades sociales y adaptativas integrando las intervenciones en un grupo con el perro como apoyo.
  • Contacto físico, para las personas con discapacidad a veces, es difícil mantener un contacto físico con otros, pero al promover el contacto sensorial mediante el perro de apoyo, le damos una alternativa que supone un gran cambio para este colectivo.
  • Beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales adaptados individualmente a cada persona.

En prensa

Para más información puede consultar los siguientes artículos: