CÓDIGO DE CONDUCTA

08/01/2019

La implantación viene precedida de la creación de un órgano de control y seguimiento, el Comité de Observancia. Recoge los principios éticos y normas de comportamiento que deben regir la actuación de las personas que integran la Comunidad Hospitalaria.

Hermanas Hospitalarias ha definido un CÓDIGO DE CONDUCTA para todos los Centros de la Provincia Canónica de España y los Centros de Hermanas Hospitalarias en Navarra están llevando a cabo la implantación de dicho Código de Conducta, que recoge los principios éticos y normas de comportamiento que deben regir la actuación de las personas que integran la Comunidad Hospitalaria, y en especial la de quienes trabajan en la Institución o desarrollan acciones de voluntariado en ella.

El Código de Conducta materializa el compromiso expreso de quienes forman Hermanas Hospitalarias- Clínica Padre Menni de Pamplona y Centro Hospitalario Benito Menni de Elizondo en la defensa de la integridad y la reputación de la Institución mediante el cumplimiento estricto de la normativa legal y reglamentaria y de los estándares éticos propios de su ámbito de actuación.

Hermanas Hospitalarias dispone desde 2010 de un documento institucional, el Marco de Identidad, que supone la referencia imprescindible común para todos los centros para las políticas de dirección, organización y gestión, para la actividad de cada Unidad o Servicio y para los comportamientos de todas las personas que componen la Comunidad Hospitalaria. El nuevo Código de Conducta supone un refuerzo de los contenidos del Marco de Identidad y aporta una plasmación más concreta de cuáles deben ser esos compromisos éticos a partir de las líneas de ese documento y, en especial, de los Valores Hospitalarios contenidos en él.

La implantación del Código de Conducta en los Centros de Hermanas Hospitalarias en Navarra va a  comenzar en este mes de enero de 2019,  con una jornada de profundización para el equipo directivo y una jornada de formación para mandos intermedios, en la que se van a explicar los contenidos del documento y el proceso de despliegue, con el fin de que puedan promover activamente su conocimiento y cumplimiento entre las personas colaboradoras. Cada una de las personas que trabajan en los Centros  va a recibir un ejemplar del Código y se van a llevar a cabo, a lo largo del año, diversas acciones de sensibilización.

La implantación del Código de Conducta ha venido precedida de la creación de un órgano de control y seguimiento, el COMITÉ DE OBSERVANCIA, que garantizará el cumplimiento de todo lo relacionado con este documento y recibirá las notificaciones de incumplimiento. El Comité, cuyo ámbito de actuación es la Provincia eclesiástica de España, está formado permanentemente por cuatro personas: una Hermana Hospitalaria y tres miembros de la Dirección Provincial y cuenta, además, con dos asesores fijos, el Jefe del Servicio de Prevención provincial y el Responsable de Protección de Datos, y podrá contar con otras personas asesoras en función del asunto que sea objeto de análisis en cada ocasión.

El Comité podrá actuar por propia iniciativa o a partir de una denuncia de cualquier integrante de la comunidad hospitalaria –o que se relacione con ella–, denuncia que podrá dirigirse al órgano de seguimiento mediante escrito o correo electrónico.

Si quieres ponerte en contacto con este comité porque te ha surgido una duda o quieres informar de un potencial comportamiento ilícito, una irregularidad o una infracción en relación al código de conducta pincha aquí

El Comité de Observancia analizará las pruebas presentadas y podrá solicitar información adicional al Consejo de Dirección del Centro involucrado. Posteriormente, el Comité de Observancia emitirá dictamen determinando si se verificó la cuestión denunciada, o no, y recomendando a la Dirección o entidad correspondiente la adopción o no de medidas disciplinarias o del tipo que correspondan. Si la cuestión es de singular importancia o especial repercusión, el Comité informará a la Superiora provincial.

El Código de Conducta no sólo implica a las Hermanas, al personal colaborador –equipo directivo, y personas trabajadoras–, al personal en formación o a voluntarios y voluntarias, sino también a las personas destinatarias de la acción hospitalaria –pacientes y familias– y a las personas y organizaciones con las que los Centros de Hermanas Hospitalarias en Navarra mantienen relaciones comerciales o de colaboración, a las cuales se tratará de integrar en los compromisos recogidos en el Código mediante acciones de difusión de sus contenidos y adhesión a los mismos.