Videojuego "Cuidamos el planeta"

25/05/2022

Hermanas Hospitalarias lanza un videojuego para estimular el desarrollo cognitivo en personas con discapacidad intelectual y fomentar la conciencia medioambiental.

El proyecto, denominado ‘Cuidamos el planeta', ha sido desarrollado por Alejandro Palacios, coordinador de Voluntariado en Hermanas Hospitalarias Navarra, y su compañero David Mariscal. Además, también ha contado con el asesoramiento de Laura Galán, psicóloga de la Unidad Residencial de Patología Mixta del Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa. Recientemente, esta herramienta, que busca mejorar la competencia de las personas usuarias de manera lúdica, se ha integrado en el Programa de Desarrollo Cognitivo del centro baztanés.

‘Cuidamos el Planeta’ no es solo un videojuego destinado a las personas usuarias de la Residencia de Patología Mixta (RPM). En el Centro Hospitalario Benito Menni-Benito Menni Ospital Zentroa de Hermanas Hospitalarias, siempre lo han tenido claro: su intención es compartirlo para que toda la sociedad pueda beneficiarse de él. Por eso, ya está disponible en Play Store (Android) para que cualquier persona interesada pueda descargarlo gratuitamente.

Fue en mayo de 2021 cuando Alejandro Palacios, coordinador de Voluntariado en Hermanas Hospitalarias Navarra, y su compañero David Mariscal se embarcaron en esta aventura. Su propósito era crear un videojuego “que ayudase a las personas usuarias de la unidad de RPM a desarrollar diferentes capacidades”. En este caso, eligieron un tema tan actual como importante para el futuro del planeta: la ecología.  
Querían así sensibilizar a las personas participantes acerca de la importancia del cuidado del medio ambiente, formarlas en la actividad del reciclaje, concienciarlas sobre la importancia del agua para los cultivos y visibilizar el peligro que suponen nuestros residuos para la conservación de las especies marinas. Todo ello mediante tres retos: ‘¡Recicla’, ‘Vivir en el mar’ y ‘Conecta el agua’.

‘¡Recicla!’ dispone de tres escenarios (bosque, playa, ciudad), donde van apareciendo desperdicios y la persona usuaria debe introducir la basura en el correspondiente contenedor. Acertar suma puntos y fallar, en cambio, no resta. El tempo límite: 40 segundos.  
En el caso de ‘Vivir en el mar’, “nos pidieron un juego que se manejara solo pulsando la pantalla para trabajar destrezas motoras”, rememora Palacios. Para ello, diseñaron una prueba táctil que trata de guiar a un pez en el océano esquivando las basuras que encuentra a su camino.
Finalmente ‘Conecta el agua’ consta de quince niveles que se van complicando conforme la persona usuaria avanza. El escenario de esta tercera propuesta está compuesto por salientes de tuberías que los participantes deben unir desde el punto A al punto B, con la finalidad de facilitar la salida del agua.

Tres retos que, después de siete meses de trabajo y un periodo de prueba con las personas usuarias, terminaron de desarrollarse a comienzos de este año. Ahora, el videojuego ya se ha integrado dentro del Programa de Desarrollo Cognitivo que realizan en el centro de Elizondo. El proyecto tiene como objetivo potenciar, de una manera lúdica, destrezas cognitivas como la atención (sostenida, selectiva y dividida), la memoria,  funciones ejecutivas (razonamiento, abstracción y planificación) y capacidad visomotora (coordinación óculo-manual), relevantes en la mejora de su funcionamiento cotidiano.

La implantación se está llevando a cabo de manera progresiva y se compatibiliza con otras actividades que se ejecutan dentro del mismo programa. “En este programa, las personas usuarias trabajan todas las funciones cognitivas (básicas y superiores) mediante diferentes  metodologías de intervención. El videojuego aporta un extra de motivación por implicar el uso de nuevas tecnologías, actividad significativa para el grupo de edad al que atendemos. Iniciamos su aplicación el pasado mes de enero con un grupo reducido de personas usuarias. Progresivamente, el número de participantes se irá incrementando para hacer la actividad accesible al mayor número posible de personas”,  especifica Galán.

Laura Galán muestra los tres retos del videojuego.

Algunas de las personas usuarias tienen dificultades para leer y escribir. Por eso, las instrucciones son visuales y disponen de un audio explicativo. “Tenía que ser así. Nosotros atendemos a personas con discapacidad intelectual que precisan diferentes niveles de intensidad de apoyos”, remarca Galán. 

Además de incidir en la parte cognitiva, la aplicación sirve para incentivar la conciencia medioambiental y adquirir/desarrollar habilidades que favorecen su funcionamiento cotidiano. “El reciclaje es una actividad instrumental, abordada en el videjuego, que fomenta la funcionalidad de los participantes”, concreta la especialista.

Actualmente, el videojuego solo se aplica en el centro de Elizondo, ya que es el único servicio que atiende a personas con discapacidad intelectual dentro de Hermanas Hospitalarias Navarra. Pero está previsto ofrecerlo próximamente al resto de centros que la entidad gestiona en España.